Son miembros estructurales de concreto armado usados cuando los estratos superiores de suelo son altamente compresibles, demasiados débiles para soportar las cargas transmitidas por la superestructura y cuando el lecho rocoso o la capa dura ideal para la fundación se encuentra a grandes profundidades.